viernes, 14 de diciembre de 2012

LA CRÍTICA: El Hobbit. Un viaje inesperado

Como enanos
Se apagan las luces. Aparecen el logo de la Warner, el de New Line y el león de la Metro.  Unos créditos dorados sobre un fondo en negro reconocibles bañados por una banda sonora no menos reconocible inundan la sala entera. Te recorre un escalofrío, uno que no sentías desde que hace casi diez años abandonáramos a Frodo y compañía escribiendo un nuevo capítulo en el imaginario colectivo de toda una generación. La nostalgia está ahí, has vuelto a la Tierra Media. La misma nostalgia que supone un arma de doble filo. Porque casi una década después todos hemos avanzado, hemos madurado, somos más exigentes que entonces, y el efecto sorpresa ha desaparecido. La Tierra Media es ya una vieja conocida.

Consciente de que ya está todo el pescado vendido, Peter Jackson no varía formalmente –efectos especiales, fotografías, banda sonora, maquillaje… todo está presente y en algunos casos mejorado- lo que hace años nos regaló como una de las experiencias cinematográficas más gratificantes de nuestro tiempo, aquella que nos recordó que el cine puede ser aún mágico. Apuesta sobre seguro, no arriesga, y la nostalgia no es suficiente para abandonar la idea de que “El Hobbit” no aporta nada nuevo más allá que recaudar ingentes cantidades de dinero.


Pero este hándicap no consigue lastrar lo que supone volver a la Tierra Media. Y es que esta nueva visita a los mismos lugares comunes de siempre tiene bastante de distinto con respecto a la Trilogía del Anillo. Concebida como una aventura infantil, pensada para toda la familia y expresamente para los hijos de Tolkien, “El Hobbit” era también épica, pero no llegaba a la épica de “El señor de los anillos”. Flotaba por ella el aroma a cuento clásico de hadas, y su adaptación lo sabe de sobra. Juega en una liga totalmente distinta, la del cine de aventuras familiar a la antigua usanza, sin florituras ni medias tintas, sin buscar ser la gran película que fue en su momento la susodicha trilogía. Esto es cine para todos los públicos consciente de su propia naturaleza, y punto. Y un blockbuster bien orquestado, con una hora final de infarto, con un Martin Freeman que está soberbio como nuevo Bilbo, con una partida de enanos entrañables y carismáticos, con abundantes momentos de humor, con la vuelta de una criatura a la que todos añoramos…


Muchos dirán que se repite más que el ajo, que es más de lo mismo, incluso que Guillermo del Toro podría haber dado un enfoque distinto. Otros que tiene demasiados diálogos, que estira más que un chicle situaciones para rellenar una trilogía basada en un libro que no da para más de dos filmes. Quizá tengan razón, pero yo les digo que todo eso era achacable a la trilogía original, que hay mucho de aquella en esta, lo que la memoria nos juega una mala pasada. Eso o que la nostalgia ha podido conmigo, y me he dejado llevar por esta nueva aventura que ya no me descubre que el cine aún puede estar lleno de magia, ya que desde entonces todos nos hemos curtido en mil lides. Pero con ella me lo he pasado como un enano. Así de claro.


A favor: que es consciente de su naturaleza familiar, y su última hora
En contra: que ya Gandalf, los hobbits y compañía son viejos conocidos

Calificación: ****1/2 

1 comentario:

Luciano Sívori dijo...

¡Hola! Muy buena crítica. Me encantó "El Hobbit". Con esta cinta se reivindicó como director y volvió a dar cátedra sobre efectos especiales y ambientación. Jackson te transporta al mundo de la Tierra Media desde el primer segundo.

Mi primera sensación fue de emoción pura: estaba reviviendo lo que sentía cuando veía ESDLA. Peter Jackson tuvo muchos desafíos para armar esta cinta, y los resolvió a todos de forma magnífica.

Redacté una crítica completa de la película en mi página. Los invito a todos a entrar para comentar, opinar y sugerir.

Link: http://on.fb.me/12A8C0t

¡Saludos!

Luciano // https://www.facebook.com/sivoriluciano

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...